Los inventarios estadounidenses de crudo cayeron la semana pasada, mientras que los de gasolina y de destilados subieron, dijo el miércoles la Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés). Las existencias de crudo cayeron 1 millón de barriles, a 337,4 millones de barriles frente a la previsión de los analistas de un aumento de 2,2 millones de barriles. Los inventarios de gasolina crecieron 2,9 millones de barriles, a 214,4 millones de barriles, mientras que las existencias de los destilados subieron 700.000 barriles, a 171,8 millones de barriles.