Los impagos de empresas que se encuentran en situación de concurso de acreedores provocan cada día en España la desaparición de 300 pymes que trabajaban para ellas, ya que el 90% de éstas tienen problemas en los cobros.