La crisis económica ha hecho aumentar los impagos a las empresas, que en los países industrializados se han triplicado y en España han llegado a quintuplicarse, aunque hay indicios de que este problema ha tocado fondo y va a empezar a disminuir a partir del cuarto trimestre del año. Así lo aseguraron hoy directivos del grupo francés de seguros para la exportación Coface, que celebra hoy en Madrid la undécima Conferencia anual Riesgo-País. El pasado mes de abril, Coface rebajó la calificación riesgo-país de España desde "A2" con vigilancia negativa hasta "A3" también con vigilancia negativa, tras constatar un deterioro de la solidez media de sus empresas como consecuencia de la crisis de crédito. El economista jefe de Coface, Yves Zlotowski, explicó en rueda de prensa que se trata de una rebaja de calificación coyuntural, que se ha aplicado a la mayoría de los países industrializados, y que se explica por la recesión global, aunque se mostró convencido de que España "no está condenada" a contar con esta mala nota y volverá a un mejor ránking en cuanto se inicie la recuperación.