Las familias españolas destinaron el 29% de su renta bruta disponible a financiar la compra de vivienda durante el cuarto trimestre de 2009, más de 12 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo del año anterior (41,6%), según los últimos datos del Banco de España. Así, la cifra alcanzada se sitúa en niveles inferiores a los de 2005, cuando la renta bruta de las familias que se dedicaba a este fin se situó en el 36,4%.