Los principales bancos de EEUU enmascararon sus niveles de riesgo en los últimos cinco trimestre al rebajar temporalmente su endeudamiento justo antes de publicar sus cuentas, según los datos de la Reserva Federal de Nueva York recogidos por el diario 'The Wall Street Journal'.
En concreto, el periódico apunta que un grupo de 18 entidades entre las que se cuentan Goldman Sachs Group, Morgan Stanley, JP Morgan Chase, Bank of America y Citigroup, subestimaron los niveles de deuda empleados en la financiación de sus compras de valores al rebajarlos una media del 42% al final de todos y cada uno de los últimos cinco trimestres, cuando informaban al público de sus niveles de deuda, incrementándolos hacia la mitad de los trimestres.

"Esta práctica, aunque legal, puede ofrecer a los inversores una visión distorsionada del nivel de riesgo que las firmas financieras asumen durante la mayor parte del tiempo", afirma 'TWSJ'.

El endeudamiento excesivo de los bancos fue una de las causas fundamentales de la crisis financiera que hizo tambalearse al sector en 2008 y provocó el rescate de Bear Stearns y el colapso de Lehman Brothers, lo que ha motivado que las entidades sean muy sensibles a la hora de informar de un elevado nivel de deuda ante el temor de que estos datos puedan castigar a sus acciones.

"Quieres que tu apalancamiento tenga un mejor aspecto al finalizar el trimestre de lo que de hecho tiene durante el trimestre para sugerir que asumes menos riesgos", reconoce William Tanona, ex analista de Goldman y actual responsable de análisis financiero del banco de inversión británico Collins Stewart.

Así, el rotativo señala que en privado varias entidades admitieron la reducción temporal de su endeudamiento de cara a los finales de trimestre, mientras que representantes de Goldman, Morgan Stanley, JP Morgan y Citigroup declinaron comentar los datos de la Fed de Nueva York, aunque varios precisaron que sus informes incluyen expresiones indicativas de que los niveles de deuda pueden fluctuar durante el trimestre.

Por su parte, un funcionario de la Fed subrayó que el banco central vigila constantemente los niveles de activos en las principales entidades, pero advirtió de que las actividades financieras recogidas en dichos datos se enmarcan en el ámbito de supervisión de la Comisión del Mercado de Valores (SEC).

En este sentido, el diario apunta que la SEC está investigando las operaciones de venta y recompra (repos) de unas 24 grandes firmas financieras en un intento de descubrir si las entidades emplean argucias contables para ocultar los riesgos después de que se conociera que Lehman utilizó estas operaciones para disimular unos 50.000 millones de dólares (37.280 millones de euros) en deuda antes de su quiebra en septiembre de 2008.