Los movimientos futuros de los tres principales indicadores de Wall Street dilatan sus pérdidas de primera hora de la mañana hasta el 1,2% de media y arrastran el resto de bolsas del continente europeo.