Los fabricantes de automóviles asentados en España registraron el pasado ejercicio unas pérdidas de 333 millones de euros, en comparación con los 584 millones de euros de beneficio que contabilizaron durante 2007, según datos de la memoria anual de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) que recoge Europa Press. El resultado negativo de 333 millones de euros contabilizado en 2008 por los fabricantes españoles de automóviles representa la primera ocasión desde el año 2002 en que dichas empresas registran pérdidas.