Los espacios aéreos de Bélgica y Holanda permanecen hoy abiertos y recuperan la normalidad lentamente después de la crisis de seis días provocada por la nube de ceniza procedente del volcán islandés.

El aeropuerto bruselense de Zaventem informa hoy en su página web de que el tráfico aéreo ha quedado completamente restablecido y volverá gradualmente a la normalidad en los próximos días.