La próxima cumbre del G20 en Londres puede resultar una catástrofe si el anfitrión, el primer ministro británico, Gordon Brown, distrae la atención con temas como las primas que cobran los banqueros o los paraísos fiscales, advierte la patronal británica. Según el presidente de la Confederación de la Industria Británica, Martin Broughton, la próxima cumbre de países industrializados y emergentes debería centrar su atención, por el contrario, en la lucha contra el proteccionismo -incluido el compromiso de no elevar los aranceles- y en medidas para estimular la economía global. Brown ha criticado últimamente la existencia de paraísos fiscales y ha abogado por nuevas regulaciones globales para combatirlos.