La aerolínea franco-holandesa Air France-KLM ha anunciado que sus cifras de tráfico de pasajeros cayeron acusadamente en abril debido a la suspensión de vuelos a que obligó la nube de cenizas volcánicas procedente de Islandia.  El tráfico bajó en abril un 16%, ya que la aerolínea redujo su capacidad un 15%.
Air France-KLM estima que la suspensión redujo los ingresos operativos en unos 35 millones de euros diarios.

Las operaciones aéreas permanecieron suspendidas tres días en abril y se vieron seriamente afectadas otros tres, señaló Air France-KLM.