Los principales directivos del banco francés Société Générale han terminado por ceder a las presiones políticas y han decidido renunciar totalmente a sus 'stock options' (opciones sobre acciones), según informa hoy la prensa gala. El director general de la entidad, una de las que ha recibido ayudas públicas por parte del Estado francés para hacer frente a la crisis, Frédéric Oudéa, se había adjudicado 150.000 opciones, sus dos adjuntos 50.000 cada uno y el presidente, Daniel Bouton, 70.000.