Los despidos en EE UU se incrementaron en mayo a su mayor nivel en más de dos años por la crisis financiera y las bajas en el sector automovilístico, según la firma privada Challenger. Los anuncios de despidos crecieron hasta los 103.552 el mes pasado, el mayor desde diciembre de 2005 y desde los 71.115 de mayo de 2007, lo que equivale a un aumento del 45,6%. En los cinco primeros meses del año, las compañías estadounidenses han despedido a 394.193 empleados, el 17% más que en el mismo periodo del ejercicio pasado.