La crisis económica no ha impedido que alrededor de 1,6 millones de personas buscaran piso en venta o alquiler durante el mes de julio, un 33% más que hace un año, según lo registros de Idealista.com. Además, estos usuarios realizaron un total más de 11,2 millones de búsquedas, un 88% más que en el mismo mes del año anterior.
Según el director de comunicación de Idealista.com, Fernando Encinar, los niveles de búsquedas de viviendas se han mantenido en la misma línea que en meses anteriores, es decir, que más que aumentar no han experimentado el descenso propio de los meses estivales. Esto es así, en parte, porque la actual coyuntura económica está mermando las salidas vacacionales, de forma que los potenciales compradores cuentan con más tiempo durante estos meses no sólo para ver las ofertas, sino también para acudir a visitar las viviendas, según el portal. Sin embargo, lo cierto es que existe, en palabras de Encinar, una "fuerte demanda latente" que, si bien había descartado en trimestres anteriores el acceso a una vivienda dado que los precios eran muy elevados, ahora se permite "curiosear" ante la previsión de bajadas nominales de precios. Según Idealista.com, el hecho que la demanda esté "curioseando" a la espera de los primeros 'chollos' no quiere decir que se esté produciendo 'de facto' la deseada reactivación de la demanda que esperan promotores y constructores, aunque sí hace prever un incremento progresivo de las búsquedas y de los demandantes, curiosos o no, en los próximos meses. Así, la reactivación de las compras no se producirá, según Encinar, hasta que los precios de las viviendas y su relación con los salarios de los compradores no permitan cerrar operaciones de financiación exentas de riesgo. Más concretamente, su previsión apunta a que, tras las dificultades financieras surgidas a partir de la crisis de las hipotecas 'basura' en EE UU, los bancos volverán a ser exigentes con los compradores y cerraran aquellas operaciones en las que la financiación cubra hasta 80% del valor de los inmuebles tasado. Sin embargo, para eso hace falta, según Encinar, que los precios se ajusten y no lleguen a suponer entre el 50% y el 60% de los ingresos de los compradores. El portal inmobiliario no estima cuando podría producirse este ajuste, dada la reticencia de los propietarios a rebajar sus ofertas. Lo cierto, sentenció Encinar, es que "el drama del vendedor es que no sabe donde está el suelo (de su oferta)".