El número de demandantes de empleo ha aumentado entre un 30% y un 40% en el último año y la mayor parte son hombres, menores de 30 años y con estudios básicos, según el perfil medio elaborado por Randstad, que atribuye el incremento de la demanda de trabajo al "significativo" repunte de los expedientes de regulación de empleo (ERE), especialmente a partir del último trimestre de 2008. La mayor parte de los candidatos a un puesto de trabajo procede de la construcción, la industria y la agricultura, y en general, la crisis ha hecho que se muestren abiertos a aceptar un amplio abanico de empleos, "cosa impensable hace unos meses", señala Randstad en su informe. Las mujeres representan el 42% del total de demandantes de empleo, una tendencia que va en aumento y que puede ser resultado de la necesidad de ingresar dinero en el hogar ante la entrada en el paro de su cónyuge o pareja.