La Bolsa de Nueva York terminó en alza el martes, ayudada por indicadores económicos tranquilizadores y en un marco de caza de oportunidades. El índice Dow Jones ganó 0,68% hasta los 13.448 puntos, mientras que el Nasdaq subió 1,30%, para terminar en los 2.630 puntos.
El índice ampliado Standard and Poor's 500 subió por su parte 1,05% (+15,43 puntos) a 1.489,42. Según los expertos, muchos inversores volvieron de las vacaciones y compran acciones que consideran un buen negocio en el sector de la energía y las nuevas tecnologías. Además, los inversores descuentan que la Fed hará algo para enfrentar la contracción del crédito. El mercado considera que la Reserva Federal (Fed) estadounidense deberá reducir su principal taza directriz en su reunión del 18 de setiembre, a fin de limitar los daños causados por la crisis de los préstamos hipotecarios a riesgo (subprime). Entre los indicadores económicos de la jornada, los gastos en la construcción en Estados Unidos bajaron 0,4% en julio, cuando los analistas esperaban un descenso de solamente 0,1%. Las cifras de junio fueron sin embargo revisadas al alza a -0,1% contra un descenso de 0,3% anunciado inicialmente. El índice compuesto de actividad del sector industrial en Estados Unidos calculado por la asociación nacional de directores de compra de las empresas del sector (ISM), bajó a 52,9% en agosto contra 53,8% en julio. Los analistas preveían un índice en 53%. Unos datos que muestran que pese a todos los temores sobre la crisis de los 'subprime' y el mercado del crédito, la economía marcha en realidad relativamente bien. En el mercado obligatorio, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 4,558% contra 4,537% en la noche del viernes, y el de los títulos a 30 años a 4,839% contra 4,831%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios