Los créditos concedidos por los bancos en España alcanzaron hasta febrero los 836.472 millones, un 7% más respecto que en el mismo mes de 2008, lo que demuestra la drástica ralentización de la actividad como consecuencia de la crisis, mientras que los depósitos crecieron un 8,7%, hasta los 654.835 millones de euros, según datos de la Asociación Española de Banca (AEB). La ralentización del crecimiento del crédito ha sido progresiva en los últimos meses, de modo que el ritmo de concesión de préstamos se ha reducido a una tercera parte de lo que crecía hace dos años. En concreto, los créditos se elevaron un 14,3% en febrero de 2008 en relación a 2007, pero en febrero de 2007 crecían a un ritmo del 22,4% respecto a 2006.