Los futuros del crudo estadounidense repuntaron hoy a un máximo en dos años y medio por el temor a que la agitación en Libia pueda extenderse a otros importantes productores de petróleo en la región y recortar aún más la producción.
Los choques violentos en Libia han llevado a que al menos tres compañías petroleras - entre ellas, la española Repsol - detengan la producción en el tercer mayor productor de África, que genera 1.600 millones de barriles al día, casi un dos por ciento del suministro global.