La agencia de calificación de riesgo Fitch considera que los últimos cambios regulatorios introducidos en el mercado eléctrico español podrían tener un impacto millonario en las cuentas de los resultados de las compañías ligadas a ese sector. Sin embargo, Fitch matiza que aún es pronto para cifrar el impacto real en cifras.