La rentabilidad del bono estadounidense a diez años continúa distanciándose del 4% alcanzado esta semana por primera vez en el año. El yield baja hasta el 3,80%, después de la subasta de ayer de bonos a 30 años y después también de que el Gobierno japonés lanzara un mensaje de tranquilidad al asegurar que a pesar de los temores a una mayor diversificación seguirá comprando deuda estadounidense.