La inmobiliaria francesa SFL, filial de la española Colonial, tuvo 306,4 millones de euros de beneficio en la primera mitad del año, lo que supone una caída del 10,7% respecto al obtenido en el mismo periodo de 2006. Société Fonciere Lyonnaise (SFL) vinculó esa caída, en un comunicado, a "un crecimiento menos rápido de los valores de los inmuebles" de lo que había ocurrido en la primera mitad del pasado ejercicio. El resultado operativo fue de 72,3 millones de euros en el primer semestre, una progresión del 8,7%, en tanto que los ingresos de alquileres crecieron un 5,9% en cifras absolutas, hasta 83,3 millones. El flujo de caja de la inmobiliaria francesa, al margen de las cesiones, dio un salto del 28,1%, hasta los 48,2 millones de euros, debido esencialmente al alza de los alquileres y al "impacto significativo" que habían tenido durante la primera mitad de 2006 las exenciones de alquileres.