British Airways ha registrado un beneficio antes de impuestos en la primera mitad del ejercicio con cierre en 30 de septiembre, de 593 millones de libras frente a los 471 millones hace un año, lo que supone un crecimiento del 26%, por el crecimiento estable del tráfico del segmento premium y la evolución de costes por la debilidad del dólar. El beneficio operativo se situó en los 556 millones frente a los 442 millones hace un año y el beneficio por acción básico creció un 19,8% a 41,7 peniques desde los 34,8 del año anterior.