Los principales bancos del mundo preparan un plan con el que pedirán cambios contables en la forma de anotar en sus cuentas la pérdida de valor de sus activos durante las épocas de crisis para que éstas no les afecten de manera tan pronunciada, según adelanta hoy el diario Financial Times. El rotativo indica que el Instituto Internacional de Finanzas, encabezado por el presidente del Deutsche Bank, Josef Ackermann, prepara un proyecto con el objetivo de que las entidades financieras puedan en periodos de crisis valorar sus activos no líquidos a precios históricos, en vez de a precios de mercado.