Los bancos españoles están a salvo de la crisis subprime, tanto por su casi inexistente exposición a las hipotecas de riesgo, como por su nula exposición a bonos garantizados con activos subprime que están perjudicando a los bancos alemanes, según analistas. BBVA y Santander indicaron que su exposición al subprime es practicamente nula. Otros bancos como Sabadell, Bankinter o Popular no han hecho comentarios o no estaban disponibles para hacerlos.
Todas estan entidades han intentado tranquilizar en los últimos meses al mercado, indicando que su inversión crediticia es de calidad, que sus tasas de cobertura están entre las más elevadas de Europa y que sus tasas de morosidad siguen en niveles muy bajos. A junio de este año BBVA registraba una tasa de morosidad del 0,86%, Santander del 0,83%, Banesto del 0,42%, Bankinter del 0,28% y Sabadell del 0,39%. 'La crisis de hipotecas subprime en Estados Unidos ha llegado antes de que se haya desarrollado en España un mercado de este tipo', explicó un analista de Venture Finanzas en alusión a la reciente ralentización del mercado inmobiliario. Se considera que una hipoteca es subprime cuando el ratio de esfuerzo (el porcentaje del sueldo destinado al pago de la hipoteca) es superior al 55% o cuando se financia más del 85% del coste de la vivienda. Sin embargo, en medio de una crisis de hipotecas subprime en Estados Unidos y después de que algunos fondos de entidades europeas hayan dado signos de preocupación, el Banco Central Europeo (BCE) adjudicó esta mañana 61.050 millones de euros en una subasta acelerada de refinanciación a tres días. Ayer el banco central inyectó 94.840 millones de euros en el sistema con el fin de evitar la falta de liquidez en el crédito. El BCE estaría recurriendo a esta fórmula para evitar que estas dificultades puntuales de financiación eleven el tipo de financiación interbancario del mercado. 'No existen problemas de liquidez en el mercado. El problema es que estamos en verano. Si esto (la emisión de liquidez del BCE) hubiera ocurrido en otro periodo del año ni nos hubiéramos enterado', indicaron fuentes del mercado. 'Han podido darse algunos problemas para colocar titulizaciones porque es verano y porque el clima en los mercados no es el más apropiado, lo que hace más complicado llegar a un acuerdo sobre el precio', indicó un analista de Venture Finanzas. La Reserva Federal Estadounidense y el Banco de Japón también han inyectado liquidez en sus respectivos mercados en las jornadas de ayer y hoy. Ing recurrirá a financiación del BCE ING Groep NV dijo a Thomson Financial News que recurrirá a la inyección de 95.000 millones de euros que ha emitido el Banco Central Europeo (BCE), pero rechazó hacer comentarios sobre la cantidad. La portavoz de ING Carolien van der Giessen dijo que ING aprovechará esta liquidez. 'Creemos que es inteligente utilizarla para estabilizar el mercado', afirmó, explicando que si todos los bancos la utilizaran el mercado se estabilizaría con rapidez. Tanto ABN Amro Holding NV, como Fortis NV y Rabobank han rehusado contestar sobre si utilizarán la inyección de capital del BCE. La mayor liquidez inyectada por el BCE se produce después de que el banco francés BNP Paribas haya suspendido el cálculo del valor neto de activos de tres de sus fondos, que fueron invertidos en deuda respaldada con activos valorados en unos 1.600 millones de euros antes de la crisis 'subprime' en Estados Unidos. La crisis subprime también ha sorprendido a la entidad financiera alemana IKB Deutsche Industriebank AG, para la que el Bundesbank ha aprobado un plan de salvamento. Los temores en el mercado sobre endurecimiento de las condiciones de crédito vienen aumentando desde el viernes, cuando Standard and Poor's bajó la perspectiva de la deuda del banco estadounidense Bear Stearns de 'estable' a 'negativa' a causa de las dificultades de sus fondos Enhanced Leverage Fund y High Grade Fund, que perdieron practicamente todo su valor por la crisis 'subprime'. La Fed inyectó liquidez en los mercados esta mañana tras hacer lo propio ayer y dijo que está proporcionando liquidez para facilitar un funcionamiento adecuado de los mercados financieros. En la misma línea el Banco de Japón inyectó hoy un billón de yenes (8.500 millones de dólares, 6.250 millones de euros) en los mercados monetarios.