Los bancos estadounidenses perdieron en el cuarto trimestre 9.200 millones de dólares en negociaciones en efectivo y de derivados, a medida que las pérdidas generadas por activos en problemas continuaban aumentando. La Oficina del Contralor de la Moneda, u OCC, que supervisa a los bancos del país, señaló que la pérdida trimestral de 9.200 millones resultó en pérdidas anuales en negociaciones de 836 millones para el 2008. El valor nocional de los derivados en manos de bancos estadounidenses aumentó en 24,5 billones en el cuarto trimestre a US$200,4 billones, a medida que los principales bancos de inversión se transformaban en bancos con el fin de obtener acceso a ayuda gubernamental. "La liquidez del mercado sufrió en el cuarto trimestre del 2008 y las condiciones económicas generales empeoraron, lo que resultó en mayores rebajas contables en posiciones crediticias previas, incluyendo las obligaciones de deuda colateralizada, los préstamos a entidades con alto apalancamiento y las exposiciones vinculadas a hipotecas", señaló la OCC en el informe trimestral.