Las dudas se imponen de nuevo en la renta variable española. El ánimo de los inversores sigue de capa caída, el Ibex35 cede un 1,18% % hasta cotizar por debajo de los 9.600 puntos. De nuevo Santander y el resto del sector bancario encabezan los descensos un día en el que el euro vuelve a retroceder y se cambia por 1,34 dólares.


Tras los recortes, el rebote hoy se hace de rogar. La renta variable española amanece con el miedo pegado al cuerpo, todo ello después de que Irlanda siga mermando al mercado. Y es que hoy se ha conocido que el plan de rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional para Irlanda sumará 85.000 millones de euros. Además, los inversores han amanecido con la rebaja de calificación que S&P hace a la deuda de Irlanda hasta A desde AA-. Asimismo, optó por reducir el rating a corto plazo a A-1 desde A-1+ y colocar las calificaciones a corto y largo en vigilancia negativa.

Dentro del selectivo español, entre las mayores pérdidas se sitúan los títulos de Banco Santander que cotiza con caídas del 0,70%, por su parte BBVA se deja un 0,63% después de que Oddo mejorara el precio objetivo de BBVA desde 10,09 a 10,50 euros por acción con consejo de añadir. Entre el resto de pesos pesados, Iberdrola suma un 0,02% tras conocerse que Enagás ha comprado activos de la compañía por 12,5 millones de euros. Por su parte, Repsol YPFgana un 0,59% mientras los títulos de Telefónica cotizan con alzas del 0,23%.

La atención de los inversores también pasa por Grifols, que lidera los avances del mercado con subidas superiores al 2% un día en el que los analistas de UBS han elevado su consejo sobre las acciones de la compañía desde neutral hasta comprar.

Dentro del mercado continuo, Renta Corporación consigue liderar los avances al repuntar un 4,70%, seguido por los títulos de Ercros que suma un 4,20% y Montebalito que avanza un 3,98%. Del lado de los descensos, Grupo Tavex se deja un 3,56%, Miquel Costa pierde un 3,24% mientras Vértice 360 cede un 3,18%.