Los activos tóxicos de los bancos alemanes podrían explotar "como una granada" a menos que tomen ventaja del proyecto del Gobierno del banco malo para prepararse ante la siguiente fase de la crisis, según explicó hoy el presidente del regulador de los mercados financieros del país, BaFin, Jochen Sanio. Sanio detalló al diario británico "The daily Telegraph" que el peligro se encuentra en una serie de recortes "brutales" de la calificación de los valores hipotecarios por parte de las agencias de calificación, que podría causar un nuevo agujero en las de por sí agotadas reservas de los bancos creando un mayor nivel de estrés en el sistema crediticio.