Los Veintisiete han llegado a un primer acuerdo para poner en marcha en la UE un registro de agencias de calificación de riesgos y endurecer la vigilancia sobre su actividad con el objetivo de garantizar la calidad de sus evaluaciones y su independencia. Los Estados miembros pactaron, con mayoría cualificada -España se abstuvo-, varias modificaciones a la propuesta de la Comisión Europea (CE), presentada a finales de 2008 tras constatar el fracaso de esas entidades a la hora de predecir el estallido de la crisis financiera. La iniciativa pasará ahora al Parlamento Europeo, que también podrá introducir cambios, antes de la aprobación final por parte de los ministros.