El banco Lloyds TSB mantiene su previsión de crecimiento para el primer semestre del año, a pesar de registrar en los tres primeros meses una pérdida de valor de sus activos, como consecuencia de la crisis financiera mundial, de 387 millones de libras (492 millones de euros). Sin contar estas depreciaciones, el beneficio antes de impuestos del banco, el quinto del Reino Unido, hubiera crecido en el primer trimestre del año al menos un 10% respecto al mismo período de 2007.