Lloyds, el mayor prestamista británico, ha registrado unas pérdidas de 6.300 millones de libras en el conjunto de 2009, por encima de los 6.100 millones esperados por los analistas, debido al incremento en las provisiones.