El Lloyds Banking Group, controlado por el Estado británico, planea recortar 25.000 puestos de trabajo en los próximos meses, como consecuencia del plan de integración del Halifax Bank of Scotland (HBOS), la entidad que adquirió el pasado enero en una operación de rescate apoyada desde el Gobierno. Según informa hoy el diario británico "Daily Mail", el nuevo grupo resultante de esta adquisición podría anunciar en las próximas seis semanas el despido del 18% de su plantilla, que asciende a 140.000 trabajadores. El rotativo, que cita a fuentes cercanas al banco, explica también que esta cifra podría ser "incluso mayor", debido a la complejidad de la integración de los dos "gigantes financieros".