La entidad británica Lloyds está barajando diversas alternativas al plan de rescate de activos tóxicos del Gobierno británico, por el cual éste tomó una participación del 43,5% en la entidad. El banco respondió hoy a las noticias publicadas en prensa con un comunicado en el que confirma que estudia "posibles cambios" en los términos comerciales en los que anunció su participación en el proyecto el pasado mes de marzo. Estas nuevas alternativas incluyen la posibilidad de "reducir la cantidad de activos cubiertos por el esquema", indica el banco, que habla de cambios "a la luz de la mejora de las condiciones económicas y de los resultados de la revisión de Lloyds de su cartera crediticia y de su esperada evolución".