Los líderes de la Unión Europea (UE) se reúnen hoy y mañana para analizar la situación económica y consensuar su posición de cara a la próxima cumbre del G-20 en Londres, aunque ya han dejado claro que por el momento descartan adoptar nuevas medidas de impulso fiscal, como pide Estados Unidos. La canciller alemana, Angela Merkel, cuyo país es la primera economía de la Unión, ha subrayado que antes de aprobar nuevas iniciativas, "hay que esperar a ver qué efecto han tenido las que hemos aprobado". Merkel ha trazado, además, una línea muy clara al advertir de que sólo apoyará nuevos proyectos de inversión con cargo al presupuesto comunitario para combatir la crisis si se desarrollan en 2009 ó 2010.