Los títulos de Liberbank vuelven a desplomarse. Los títulos han terminado la sesión con un descenso del 17,58% y cotizan en los 0,68 euros por acción. Con esta penalización, el valor se deja en la semana más de un 40%. Caídas acentuadas por la presión sobre el sector financiero tras la "caída" de Popular. 

Y eso que ayer la compañía remitió a la CNMV un informe sobre su solvencia intentando placar la incertidumbre que vive estos días el sector a razón de la compra del Popular por parte del Santander por un euro.

La compañía decía en el informe que en el marco de lo previsto en el Reglamento del Esquema de Protección de Activos del Banco de Castilla-La Mancha (EPA), se ha llevado a cabo la valoración de los activos y riesgos cubiertos por el EPA, por parte de tres expertos valoradores independientes propuesto por el Fondo de Garantía de Depósitos (Ernest and Young –EY-, Price Waterhouse Cooper –PWC- y Analistas Financieros Internacionales –AFI-). Los informes recibidos al respecto recogen que el valor neto contable de los activos es acorde a las cifras de cierre de las cuentas de 2016 de Liberbank y, en consecuencia, confirman la previsión de los administradores de Liberbank reflejada en su informe anual del ejercicio 2016. (Ver:Especial Banca: análisis técnico y fundamental)

Liberbank confirma sus objetivo de reducción del ratio de mora por debajo del 7 por ciento en 2018 (frente al 13 ciento a 31 de marzo de 2017 y el 19.5 por ciento de un año antes, al cierre del primer trimestre de 2016) y de salidas de deuda bruta de adjudicados por alquileres y ventas (estimadas en 410 millones de euros en 2017, 625 millones en 2018 y 850 millones de euros en 2019), consolidando la evolución de los últimos trimestres de reducción de activos no rentables. (Vea laEntrevista a Liberbank: Queremos que los resultados de 2017 sean la base para una futura poítica de retribución estable)

En tal sentido, el volumen de la cartera de activos dudosos registró una disminución en el primer trimestre de 2017 de 254 millones de euros (el 7,9 por ciento), y de 1.830 millones de euros en comparación marzo de 2016, una reducción del 38,3 por ciento, entre las más altas del 2 sector. Considerando las garantías colaterales, Liberbank tiene una cobertura del 121 por ciento en la cartera de créditos dudosos, y el valor actualizado de los activos adjudicados representa el 129 por ciento del importe neto de la deuda asociada a los mismos, al cierre del primer trimestre de 2017.

Tras este informe, el equipo de análisis de Banco Sabadell remitió a los analistas un informe en el que recomendaba vender Liberbank. El principal argumento, dice es el informe, es el menor nivel de cobertura de los activos dudosos de Liberbank (c. 45%) vs la media del sector c. 52%, y que podría verse presionada al alza tras el nuevo objetivo resultante de la operación Santander&Popular (c. 60%). El stock de activos improductivos  de Liberbank (NPL y adjudicados) se sitúa en 6.051 millones de euros brutos (3.500 millones de euros netos o 15% s/activos totales) y, hasta ahora, la elevada colateralización del segmento NPL (c. 60% de la cartera entre hipotecario y corporativo) servía para “excusar” un RC inferior frente a comparables. Al mismo tiempo, las últimas tasaciones apuntaba a un valor de adjudicados superior al neto (2.400 M euros vs 1.900 M euros), y el margen para reclasificar parte de los adjudicados como inversiones inmobiliarias o la existencia de otras palancas de generación inorgánica de capital (como la migración de modelos standard a internos) compensaban la menor necesidad de mayores provisiones. Sin embargo, los últimos acontecimientos de Popular han contribuido a aumentar la percepción del riesgo  ante unas mayores necesidades de provisiones, que podría implicar un impacto en CET1(actualmente CET1 BIS III FL en el 11%) de hasta c. -100 p.b. por cada 5 pp de mayor ratio cobertura. 

El equipo de relación con inversores de Liberbank reconoce a Estrategias de inversión que "no hay nada nuevo, de hecho son noticias positivas" en referencia a que Price Water House, Ernst & Young y AFI han tasado toda la cartera problemática como consecuencia del final del EPA y confirma que el valor neto contable refleja la realidad.

El pasado lunes, Liberbank anunció que había propuesto a los sindicatos un nuevo ERE para 525 personas a base de bajas incentivadas y voluntarias para los trabajadores de 59,60 y 61 años, así como reducciones de jornada y movilidad geográfica a los afectados del cierre de oficinas. A 31 de marzo de 2017, Liberbank tenía 4.011 empleados, 1.235 menos (-23,5%) que un año antes y mantenía abiertas 868 oficinas en toda España, frente a las 1.036 del mismo día de 2016.

Desde un punto de vista técnico, los indicadores técnicos de la compañía le dan un aprobado - 6 sobre 10 - con una tendencia que en el más largo plazo que sigue siendo alcista y aunque con un medio plazo bajista. Tanto volumen como volatilidad juegan en contra de la compañía en bolsa.

Te interesa leer: ¿Puede pasar lo de Popular en otros bancos españoles?