El fabricante estadounidense de componentes para automóviles Lear ha decidido declararse en suspensión de pagos, al presentar una solicitud para acogerse al capítulo 11 de la Ley de Quiebras del país, tanto para sus operaciones en Estados Unidos como en Canadá, informó la empresa en un comunicado. Lear explicó que esta decisión se produce después de haber alcanzado un principio de acuerdo con los comités de dirección de sus acreedores para llevar a cabo una reestructuración de su deuda. La compañía señaló que el proceso concursal únicamente afecta a sus actividades en Estados Unidos y Canadá. "Las operaciones de la compañía fuera de Estados Unidos y Canadá están bien capitalizadas, bien posicionadas y tienen un fuerte respaldo para sus nuevos negocios", explicó la empresa con sede en Southfield (Michigan).