Italia ha puesto sus medidas y el mercado de deuda se ha tranquilizado. Sin embargo, ahora el foco de atención vuelve a estar sobre nuestra economía: la prima de riesgo en los 423 puntos básicos con un bono a diez años en el 6.6%.
El mercado de deuda necesita confirmaciones no ideas. Después de los ajustes adiconales aprobados en Roma y relevo en el gobierno italiano, la deuda española ha cobrado un creciente protagonismo. La prima de riesgo de España repite los récords negativos del pasado jueves. El riesgo país llegó a bajar incluso del nivel de los 400 puntos básicos en la apertura. Pero a primera hora de la tarde ha tocado los 423 puntos, igualando los récords del jueves, sus máximos desde el año 1995.



La rentabilidad exigida al bono a diez años repunta a media sesión hasta superar el nivel del 6%, por primera vez desde que el BCE retomara las compras de deuda el pasado mes de agosto. A tres años, este porcentaje se sitúa por encima del 5%, a pesar de los rumores de posibles compras por parte del BCE. Y eso a tan sólo dos días de que el Tesoro español se enfrente a un nuevo examen: colocar 4.000 millones de euros en bonos a diez años. 

La creciente aversión al riesgo relanza el rally de la deuda alemana, de forma que la rentabilidad del bund se repliega al 1,8%. La prima de riesgo de Italia se sitúa así sobre los 480 puntos básicos, con una mejora todavía próxima a los 100 puntos respecto a los récords registrados la semana pasada.