Un indicador de la demanda futura de viviendas usadas en Estados Unidos cayó en noviembre más de lo esperado, lo que refleja un aumento previo causado por las compras antes del vencimiento inicial de un programa de crédito tributario gubernamental.
La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, o NAR por sus siglas en inglés, informó el martes que su índice de ventas pendientes de viviendas usadas descendió en noviembre un 16,0% a 96,0, frente a 114,3 de octubre.

La caída es la primera en 10 meses y equivale a más de tres meses el descenso esperado por los analistas.

Los analistas consultados por Dow Jones Newswires habían proyectado, en promedio, una disminución del 5,0% para noviembre.

Sobre una base internanual, el índice se ubicó 15,5 puntos por encima de los 83,1 de un año antes.

El índice se basa en los contratos firmados para las compras de viviendas previamente ocupadas y sirve como herramienta de predicción para el mercado de viviendas usadas.

En su proyección mensual para el sector, la NAR proyectó ventas de viviendas usadas de 5,71 millones para este año y de 5,72 millones para el 2011. Eso se compara con los 5,20 millones del 2009.

La mediana del precio de las viviendas usadas se prevé en 179.100 dólares para el 2010 y 186.200 dólares para el 2011. En el 2008, fue de 198.100 dólares.