Las ventas mundiales de PSA Peugeot Citroen, el constructor automovilístico francés, se han mantenido estables en el primer semestre del año, con 1,7 millones de vehículos, pero han experimentado un leve repunte en Europa occidental. Las matriculaciones del grupo han aumentado un 0,9 por ciento, hasta los 1,2 millones de unidades, en Europa occidental, donde "en un contexto comercial difícil" su cuota del mercado de turismos y vehículos utilitarios ligeros ha aumentado hasta el 14,2 por ciento, dos décimas más que hace un año y cinco décimas más que en el segundo semestre de 2006.