Las ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos aumentaron en junio por tercer mes consecutivo, lo que brindó nueva evidencia de que el mercado inmobiliario está comenzado a recuperarse. Las ventas de viviendas unifamiliares crecieron en junio el 11% interanual a una tasa anual ajustada por factores estacionales de 384.000, informó el lunes el Departamento de Comercio.
La estimación de los economistas encuestados por Dow Jones Newswires era, en promedio, que las ventas de junio ascendieran el 2,3% a 350.000.

Las ventas crecieron el 2,4% en mayo, a una tasa anual de 346.000. El Gobierno había estimado originalmente para ese mes un descenso del 0,7% a 342.000. En abril, la ventas ascendieron el 1,8%.

Sobre una base interanual, las ventas de viviendas nuevas fueron inferiores en un 21,3% a las de junio del año pasado.

La mediana de los precios de las viviendas nuevas descendió en junio el 12,0% a 206.200 dólares, frente a los 234.300 dólres de junio del 2008, informó la dependencia. El precio se sitúo por debajo de los 219.000 dólares de mayo del 2009.

El exceso en la oferta ha ocasionado una disminución de los precios. Al final de junio, el número de viviendas en venta era aproximadamente de 281.000. La cifra es inferior a los 293.000 de finales de mayo. La relación de inventarios a venta fue de 8,8. En mayo, fue de 10,2.

A nivel regional, las ventas de viviendas nuevas ascendieron el 29,2% en el noreste; el 43,1% en el medio oeste, y el 22,6% en el oeste. Las ventas cayeron el 5,3% en el sur.

Durante junio, se estima que se vendieron 36.000 viviendas, frente a las 33.000 de mayo, tomando como base cifras no ajustadas por factores estacionales.