Las ventas de vehículos importados en Japón cayeron en abril el 30,5 por ciento con respecto al mismo mes del año anterior, hasta las 11.348 unidades, según anunció hoy la Asociación de Importadores de Automóviles de Japón. Abril fue el duodécimo mes consecutivo de descenso en las ventas de vehículos fabricados en el extranjero, incluidos los de marcas japonesas, debido al retroceso del consumo en Japón por la crisis económica global. La caída mensual registrada se debe en parte a que en abril del año pasado el Gobierno rebajó los impuestos asociados a la compra de vehículos importados, lo que propició un aumento. El último retroceso fue superior al 26,8 por ciento interanual de disminución de marzo. Las ventas de vehículos de marcas extranjeras retrocedieron un 32,8 por ciento hasta las 9.784 unidades.