La ligera mejoría de las ventas de turismos desde la puesta en marcha del Plan 2000E no se está contagiando al sector de vehículos comerciales ligeros, que cerró mayo con un desplome del 51% y un volumen de matriculaciones de 8.375 unidades. En los cinco primeros meses del año, las ventas de vehículos comerciales ligeros y furgones acumulan un fuerte retroceso del 52,5%, con un total de 42.658 unidades, según datos difundidos hoy por las asociaciones de fabricantes (Anfac) y vendedores (Ganvam). Ambas patronales constatan que continúan los problemas para la adquisición de este tipo de vehículos, como consecuencia de la "mala situación" de la pequeña y mediana empresa, la restricción del crédito y el elevado nivel de desempleo.