El volumen de ventas de productos básicos de alimentación y droguería ha crecido el 1,5 por ciento en lo que va de año, una cifra que supone, de hecho, un estancamiento teniendo en cuenta el aumento de población registrado en España, según un estudio presentado hoy por la consultora Nielsen. A juicio de los autores del estudio, ésta es una de las consecuencias de la crisis económica en la actitud del consumidor, cuyo índice de confianza ha caído 19 puntos respecto al año anterior. Este índice se calcula según las expectativas de gasto, la sensación ante el mercado laboral y la situación financiera personal. El análisis de Nielsen -que evalúa productos por valor de 142.000 millones de euros- refleja que las ventas de productos de gran consumo mantienen tasas de crecimiento entre enero y agosto de este año del 6 por ciento, pero de este porcentaje un 4,4 por ciento se debe al aumento de precios y solo un 1,5 por ciento al volumen.