Las ventas de nuevas viviendas unifamiliares subieron un 4,7 por ciento en febrero, su ritmo más rápido en diez meses, mientras que los precios cayeron un 18 por ciento, según datos del Departamento de Comercio de EEUU. Las ventas subieron 4,7 por ciento a un ritmo anualizado de 337.000 unidades, el incremento más rápido desde abril del año pasado, desde las 322.000 unidades del dato revisado al alza de enero.