La cadena minorista británica Marks&Spencer ha anunciado unas ventas de su segundo trimestre fiscal mejores de lo esperado, impulsadas por la oferta de alimentos más asequibles, ropa más moderna y variedad de artículos del hogar, aunque advirtió de que las condiciones del comercio seguirán difíciles hasta bien entrado el próximo año.