Las ventas de Ericsson España cayeron un 17,8 por ciento en 2008, hasta los 784 millones de euros, respecto a 2007, informó hoy el consejero delegado de la entidad, Ingemar Naeve en un encuentro informativo. Explicó que el año pasado las ventas de Ericsson en Europa bajaron un 2 por ciento y que en España el retroceso fue del 17,8 mayor debido a que se han suprimido algunos negocios. En términos similares a los del 2007, la ventas hubieran caído un 5 por ciento. Destacó la buena marcha de los dos centros de competencia mundial que tiene la multinacional en España, con cerca de mil personas trabajando, que han exportado innovación para todo el grupo por valor de 120 millones, un 14,3 por ciento más que en 2007.