La industria de electrodomésticos de gama blanca, afectada por el frenazo de la construcción de viviendas y la contracción del consumo, vendió en los siete primeros meses del año 1.010.638 unidades menos que en el mismo periodo de 2008, lo que supone un descenso de las ventas del 20%.