El mercado automovilístico europeo cerró 2009 con un volumen de 14,48 millones de matriculaciones, lo que supone un leve descenso del 1,6% en comparación con 2008, gracias a los planes de incentivos a la compra de coches implementados en la mayor parte de los países del Viejo Continente. La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea) destacó que tras los fuertes retrocesos registrados en la segunda mitad de 2008 y en la primera de 2009, las ventas de coches repuntaron en el último semestre del pasado año. De hecho, durante el pasado mes de diciembre las matriculaciones de turismos y todoterrenos crecieron un 16%, con 1,07 millones de unidades. Con todo, la comparación de las ventas en 2009 respecto a 2007 arrojan una caída del 9,5%.