El grupo automovilístico alemán BMW, que comprende las marcas BMW, Mini y Rolls-Royce, vendió en todo el mundo 91.790 vehículos durante el pasado mes de agosto, lo que supone un descenso del 9,7% respecto al mismo mes de 2008, anunció hoy la compañía. Pese al retroceso registrado en agosto, el responsable de Ventas y Marketing de la compañía, Ian Robertson, destacó que la reducción de sus entregas lleva desacelerándose cinco meses consecutivos, desde abril pasado. En los ocho primeros meses del año, las matriculaciones mundiales de la corporación alemana se situaron en 817.183 unidades, lo que se traduce en una bajada del 17,7% en relación con el mismo período del ejercicio precedente.