Las ventas de automóviles nuevos en el Reino Unido bajaron un 21,9 por ciento en febrero pasado frente al mismo mes del año anterior, informó hoy la Sociedad de Comerciantes y Fabricantes del Motor (SMMT, siglas en inglés). El número de registros de vehículos nuevos, importante indicador sobre la confianza del consumidor, se situó en febrero en 54.359, frente a los 69.610 de 2008, según las cifras facilitadas por la SMMT, que ha señalado que es "imperativo" que el Gobierno británico haga un mayor esfuerzo para ayudar al sector. Gran parte de los fabricantes de automóviles han recortado puestos de trabajo y también la producción en respuesta a la fuerte caída de las ventas en el Reino Unido. La SMMT precisó que las ventas de coches nuevos bajaron en todos los sectores, con excepción de los pequeños. El consejero delegado de SMMT, Paul Everitt, dijo hoy que "los registros de automóviles nuevos siguen bajando y, si bien el Gobierno reconoce la importancia estratégica de la industria del motor en el Reino Unido, aún se necesita una medida urgente".