El Gobierno central y las administraciones autonomías destinaron 3.859 millones de euros en 2010 a subvenciones a empresas.

Estos incentivos suponen un 30,7% menos que el año anterior cuando se repartieron 5.573 millones de euros, según muestra el "Radar de Administraciones Públicas 2010" elaborado por Axesor y del que se hace eco EuropaPress.

En concreto, el informe apunta que el principal responsable de esta caída fue el Estado, que redujo un 37% los fondos públicos para empresas, aunque recalca que el importe de las subvenciones de los gobiernos autonómicos cayó un 22%.

No obstante, el estudio apunta que en 2010 se concedieron un total de 85.209 ayudas, 75.393 otorgadas por administraciones autonómicas y 9.816, por el Ejecutivo, un 1,09% más que en el ejercicio anterior.

Asimismo, indica que los fondos beneficiaron a 51.704 empresas, el 4% del tejido empresarial español, al recibir de media cada compañía 74.637 euros, y recalca que 1.577 de ellas eran grandes corporaciones, un 28% del total, y que el resto eran pymes.

También puntualiza que, en lo referente a importe medio, las pymes fueron beneficiarias del 75% de los fondos totales destinados a subvenciones, al recibir 2.884 millones de euros, un 16,4% más que en 2010, mientras que la cuantía destinada a las grandes empresas fue sólo de 947 millones de euros (-54,1%).