El número de solicitudes de hipotecas para la compra de viviendas en Estados Unidos aumentó un 9,5% durante la semana pasada, lo que supone su mayor repunte desde principios de abril. Las peticiones de refinanciación contabilizaron su mayor subida, un 22%, desde mediados de marzo.